DEPORTE Y NUTRICION

Una vez que la premisa en esta nota de "deportes" nos referimos a cualquier persona, hombre o mujer, que practique algún deporte o actividad física, por supuesto, pero no a nivel profesional, pero sólo de aficionados, de aficionados.

Muchos de nuestros jóvenes lectores, de hecho, participan en diversos tipos de deportes, en el que habíamos previsto, y por lo tanto creemos que puede ser útil a su tarjeta de alimentos para poder consultar y siga esa orientación para satisfacer sus necesidades nutricionales.

Las personas que practiquen cualquier actividad deportiva deben estar sanas y normalmente tiene un alto nivel de necesidades de energía que alguien de su misma edad pero que no hace ejercicio, aunque a veces realizan trabajos duros y no sólo sedentarios.

De ello se deduce que el deporte las mujeres deben seguir una dieta que permita hacer frente a los gastos de energía necesarias de la formación y concursos en el que han participado. Sólo para poner un punto final de inmediato, podemos decir que aproximadamente el gasto energético de una chica que se enfrenta a un alto rendimiento puede llegar a 4000 calorías diarias, y a veces incluso las superan. El gasto calórico depende, del tipo de deporte, sobre todo, por «la intensidad y la duración de las prestaciones y por lo tanto el trabajo total realizado en sus ejercicios. Por dar algunos ejemplos, en referencia a los deportes con mayor frecuencia practicado por las chicas, podemos decir que la energía alcanza los valores máximos en el esquí (velocidad) en la carrera plana (distancia media), tenis (singles), patinaje, esgrima y en el voleibol. En estos temas se registran siguiendo el orden de citación, 900 a 500 K / cal. de calorías por hora.

Aquellos que practican un deporte, naturalmente debe sacar la energía que necesitan de una dieta normal, igual que todos los individuos sanos, pero estas diferencias de consumo se incrementó proporcionalmente según la elección de los nutrientes necesarios para una fecha más adecuada la disciplina y para incluir, a menudo obligatoria, suplementos vitamínicos y minerales.

Vamos a examinar los diferentes principios en relación con el consumo de alimentos que el deporte en particular o los atletas que son forzados a hacer los efectos del trabajo de energía que debe llegar a alcanzar un rendimiento físico óptimo.
Y partimos de las proteínas que juegan un papel clave en el poder del deporte, no sólo al atleta. Mientras tanto, inmediatamente dejó en claro que en los deportes en general, incluidas las mujeres, el ejercicio causa un aumento de masa muscular, en la cantidad de proteína mantendrá trofismo, no sólo, sino que también proporciona energía a los órganos a través de gluconeogénesis, que es la formación de glucosa a partir de otras sustancias, incluyendo algunos aminoácidos específicos derivados de su catabolismo proteico. Incluso en el deporte mayor, sin embargo, no se observa un aumento general, las necesidades de proteína también, que casi nunca es necesario pasar el valor de 15% de proteína en la dieta del deportista.

La única excepción podría ser representado por los deportes de fuerza y la potencia máxima (por ejemplo, levantamiento de pesas, y arrojando la lucha, por ejemplo), cuando sea necesaria para competir con éxito, siempre se desarrollan los músculos grandes. Algunos estudiantes vienen a prescribirse en estos casos, de 2 a 3 gramos de proteína por kilogramo de peso corporal, incluso durante períodos prolongados de tiempo. Pero no es el caso de nuestros lectores que han cometido el edificio más en el cuerpo y otras actividades físicas comunes.

Para la grasa es aconsejable en general para evitar los excesos de la dieta, aunque hay que señalar que estos deportes que practican y se mantiene en buenas condiciones de entrenamiento, suele ser capaz de tolerar ni siquiera una dieta de alto contenido en lípidos relativamente, mucho mejor de lo que puede una persona que lleva una vida sedentaria.
Por último, en cuanto a los hidratos de carbono (azúcares y almidones es decir,) podemos decir que sin duda representan la dieta básica del deporte, pero no debe exceder del 60% de la ingesta calórica total, si se quieren evitar algunos efectos secundarios, tales como hinchazón, la sobrecarga del hígado y el riesgo de sobrepeso.

La ingesta de vitamina recomendada es de lo recomendado en un individuo normal, siempre prestando atención a administrar suplementos dietéticos ricos en vitaminas B1, C y E. El primero entra en el metabolismo de los carbohidratos y figura en el jamón, las legumbres, las carnes en general y la avena. El ácido ascórbico (fruta fresca, verduras y plantas en general) deben estar bien representados en la dieta del deportista como su consumo es tres veces superior a la del sujeto en reposo, que interviene en la biosíntesis de la carnitina (y en el metabolismo ácidos grasos) en las actividades de la corteza suprarrenal en la formación y la función de conectivo, y también sobre la permeabilidad capilar. Se debe prestar especial atención a la administración de sales minerales, teniendo en cuenta que los deportes que practican y elimina sudan mucho, el sudor, el agua y los minerales que se sustituyen por el poder.

Se concluye recomendando que el requisito de dietas especiales y la administración de los minerales y otros suplementos dietéticos no deben ser decididas autónomamente por el atleta, pero confió la supervisión del médico deportivo, en su caso, como en los deportes profesionales, así como en actividades prácticas aficionado un cierto compromiso.