TIPOS DE NEGOCIADORES

Es difícil classificar lós distintos tipos de negociadores, ya que cada persona tiene su manera particular de la negociación. Sin embargo, éstos podrían crear dos estilos definidos.

 

De comercio se centraron en los resultados: lo único que realmente importa es el logro de su meta a cualquier precio. Llega a cabo para intimidar a la prensa y no les importa crear un clima de tensión.

 

Tiene una elevada (excesiva) confianza en sí mismo, cree que siempre tiene la razón. ¿Tiene la otra parte como un adversario que se deben superar para lograr el máximo beneficio.

 

Las relaciones interpersonales no se refieren a él, ni los intereses del oponente.

 

Si usted negocia desde una posición de poder, no dudará en tomar la ventaja de imponer su opinión. Utilice cualquier estratagema para presionar y lograr sus objetivos.

 

Este tipo de negociación puede ser eficaz en las negociaciones específicas, pero es totalmente desfavorable al tratar de establecer relaciones duraderas.

 

Comercio centrado en las personas: Es cuestión de mantener buena relación interpersonal. Evitar cualquier tipo de confrontación y prefiere rendirse antes de molestar a la otra parte.

 

Es un negociador que buscan la negociación, facilita todas las informaciones solicitadas y poner claramente conocer sus condiciones.

 

Le gusta jugar limpio y así no utiliza ninguna táctica de presión. Cree en la palabra de los demás, da con generosidad y no maneja.

 

Esto puede llevar negociador muy floja y su ingenio puede ser aprovechado por el oponente, especialmente si tiene las características del modelo anterior.

 

En la vida real los negociadores será en algún lugar entre estos dos extremos.

 

Ninguno de estos extremos es adecuado: en primer lugar, porque puede crear un clima de tensión frente a cotización, y segundo, porque el rival puede aprovechar de la bondad excesiva.

 

El negociador debe tener modales exquisitos y respetar al otro lado, teniendo en cuenta y valorar sus intereses. Pero al mismo tiempo, debemos defender con firmeza sus posiciones.

 

Esta fuerza no debe ser considerado como inflexible. Por el contrario, el negociador debe ser capaz de ajustar su posición de acuerdo a la nueva información que recibe a las propuestas que vayan surgiendo en la negociación.

 

Es muy importante saber el tipo de negociador al que nos acercamos a fin de detectar sus fortalezas y debilidades posible y, de ser así, tratar de corregirlos.

 

Asimismo, se debe identificar qué tipo de negociador es un oponente con el fin de interpretar su comportamiento, anticipar sus movimientos y, si es necesario, tratar de hacerles frente.