SEXO EN EL MATRIMONIO

No hay buen sexo después del matrimonio?

He oído muchas historias de personas con vida sexual rica y emocionante durante el noviazgo y después del matrimonio, se enfrentan a las malas relaciones y se vuelven tediosas. Las encuestas recientes indican que la mayoría de las parejas tienen como máximo una relación sexual por semana. Los datos son impresionantes, especialmente para aquellos que todavía están saliendo. No parece evidente ser capaces de dormir juntos todas las noches y tener sexo mucho más accesible y constante?

Tenemos que concluir que también puede conducir fácilmente a una frecuencia menor. Sí, porque el hecho de que una mujer - u hombre - de estar allí todas las noches le hace tener menos prisa para disfrutar de los placeres derivados de su presencia. Si nos sentimos un poco cansados, o si hemos tomado un vaso de cerveza al máximo, ya que tienden a? Deja mañana.

Muchos otros factores influyen en la intensidad del deseo sexual, que se rige por complejos procesos psicológicos y no sólo por nuestros instintos. En el cortejo, la voluntad recíproca de impresionar y seducir puede realizarse con la intimidad sexual. El hombre quiere ser sumamente viril y proporcionar sensaciones desconocidas para su novia. Una mujer quiere ser sensual y despertar un deseo irresistible. Demostrar ser competente y agradable es también el medio para dominar la amada y garantizar la preservación del vínculo.

¿Qué pasa después del matrimonio? La voluntad de mostrar la disminuye, ya que el objetivo se ha logrado - el matrimonio es, por desgracia, experimentada como el objetivo último de buscar romance. El ingrediente de la sexualidad, que se adjunta al presente proyecto fracasa. Es bueno darse cuenta de que el sexo no se experimenta como una fuente de placer. Es mucho más de una herramienta que nos ayuda a conseguir algo que buscamos nuestra satisfacción. La situación tiende a empeorar después de que un niño nace, desde entonces, llegar a otro objetivo, el de la reproducción.

Las parejas por lo general pasan la mayor parte del tiempo con problemas, rara vez recuerda que el hecho de estar casados no les impide momentos similares a los de antes. Discutir cuestiones relacionadas con otros miembros de la familia y dinero. Todo, en suma, que elimina cualquier mortal temas eróticos. Casi nunca la intención de salir a pasear tomados de la mano, helado, sentado en un banco y el intercambio de caricias y palabras cariñosas. Quédese en casa, engordar, ver cualquier programa de televisión, y luego luchar en la cama, no puede dejar de girar una a cada lado. Es el clima muy erótica de las parejas todos los días.

Esta noción del matrimonio como el objetivo final de que el amor es algo serio. En realidad, debería ser entendido como un solo paso en la demanda de una vida rica y gratificante. Estamos educados en un tonto. Nos hicieron creer que esto iba a pasar, naturalmente, sólo porque nos gusta y nos casamos. Nos enteramos de que no es así que después de golpearse la cabeza contra la pared. Nunca es tarde, sin embargo, para cambiar. Hay parejas que viven en la vida diaria y una sexualidad rica. También debe servir de ejemplo y estímulo, si es bueno y posible, queremos lo mismo para nosotros.